Lujo y chatarra. Montero Glez

En las pinturas de esta malagueña hay de todo, como en botica. Desde hongos nucleares a setas psicodélicas, pasando por niños que sonríen ante la guerra y caperucitas rojas que abren su capote al lobo. También hay música, pues aunque digan que la música no se puede pintar, la chica lo consigue. Y a veces un cuadro suyo suena a funky de negrata con ganas de joder y, otras tantas, suena a canción francesa al borde del Sena, en fin, todo tan caliente como tortillita de tres huevos recién hecha.
Cada vez que Cristina agarra los pinceles, una tensión de burro altera mis partes verendas y me dispone con un brochazo literario sobre el lienzo enredado de su pubis. Es por eso que le regalo mis títulos y que me dejo manchar de pintura cuando decide sacarme en sus cuadros. Allí donde debería haber puesto a un lobo me planta a mí. Y en el mismo sitio donde iría un burro, saca a una vaca lechera de esas que matan moscas con el rabo.
Es tan artista la chica que, donde otras ven el bulto, ella ve el hueco. Es entonces cuando aprovecha y me asalta, desarmándome con caricias de pincel, igual a una bandolera disfrazada de Caperucita roja que se come al lobo por el rabo para después abrirse paso entre la nieve, caminando más desnuda que si no llevase nada encima. Y yo me quedo a la espera de que vuelva a pasarme cerca. A ver si la próxima vez no tarda tanto.
2007.

¿Aquí aparece el lobo?

¿Aquí aparece el lobo?
Montero Glez vigilando el regreso a casa de caperucita. 2007

Tentaciones para existir

Estas imágenes pertenecen a mi próxima exposición que tendrá lugar desde el 17 de abril hasta el 7 de junio del 2009, claro, en la Sala Casa Fuerte Bezmiliana del Rincón de la Victoria, Málaga. En este pueblo, que hoy se ha convertido en una especie de barrio de la capital malagueña, pasé algunos veranos locos de adolescente, acompañada de mi inseparable amiga Jacqueline. Sin duda, allí he vivido algunas de las experiencias más divertidas y delirantes de mi vida. Con mi amiga la suiza-malagueña, las carcajadas estaban garantizadas y reir a rienda suelta es una de esas cosas que tanto me gustan. Además el futuro quedaba muy lejos, las responsabilidades también, mientras hacíamos las gamberras en ese pueblo, entonces pequeño, rodeado de un mar de bañera espumoso y turbio.
Summer time....

El joven suicida 2008

El joven suicida 2008

Encadenadas 2008

Encadenadas 2008

Caperucita oriental. 2008

Caperucita oriental. 2008

Chicas malas I: Paris Hilton. 2009

Chicas malas I: Paris Hilton. 2009

Chicas Malas II: La môme Piaf. 2009

Chicas Malas II: La môme Piaf. 2009

Chicas malas III: Kate Moos. 2009

Chicas malas III: Kate Moos. 2009

Chicas malas IV: Kate Moos II. 2009

Chicas malas IV: Kate Moos II. 2009

Chicas malas V: La Britney. 2009

Chicas malas V: La Britney. 2009

Chicas malas VI: Billie Holliday. 2009

Chicas malas VI: Billie Holliday. 2009

Adolescencia I. 2008

Adolescencia I. 2008

Adolescencia II. 2008

Adolescencia II. 2008

Mi primera vez. 2009

La equilibrista. 2009

Haikú sangriento. 2008

African glamour. 2008

Sensualidad. 2008

¿Así fue?. 2008

La profanación de la obra maestra. 2008

Paraíso. 2008

Enero en tu cama. 2008

Enero en tu cama. 2008

Mi vida como libélula I. 2008

Mi vida como libélula II. 2008

Todo está lleno de amor.2008

Cuentos de invierno

Fue ese verano tan caluroso, cuando deseé ser esa caperucita que, indolente, bajo la nieve, espera tranquilamente la llegada del lobo, de su lobo....

cuentos de invierno I

cuentos de invierno I
Cuento de invierno I. 2006

cuentos de invierno II

cuentos de invierno II
Cuentos de invierno II. 2006

cuentos de invierno III

cuentos de invierno III
Cuentos de invierno III. 2006

cuentos de invierno IV

cuentos de invierno IV
Cuentos de invierno IV. 2006